Tras los resultados de las tomas de muestras –en forma precautoria- de otros 10 lotes de fórmula Nan Prematuros (también conocido como PreNan de Nestlé), luego de la Alerta Alimentaria N°2/2018 de fecha 27/7/2018, el Ministerio de Salud determinó en forma inmediata la ampliación total de la alerta alimentaria, indicando el bloqueo de todos los lotes del producto Nan Prematuros de Nestlé disponibles en el país.

En la región se catastraron 32 unidades de distintos lotes del producto en las diferentes farmacias, las que acataron la medida de no distribución de forma inmediata. En tanto, en los 3 centros de salud con hospitalización (Hospital Regional y 2 clínicas) se constató que no trabajan con esa fórmula láctea para prematuros.

Además, los usuarios del Programa Nacional de Alimentación Complementaria (PNAC) que recibieron los lotes afectados fueron contactados e informados sobre esta situación y comenzaron con la devolución de los tarros.

Dado que este producto es ofrecido como alternativa para bebés prematuros y que se determinó el bloqueo total del mismo, como medida precautoria urgente y temporal, se les entregará a las familias afectadas, fórmula de inicio o Leche Purita Fortificada (LPF).

Hoy, sábado 11 de agosto, estuvieron abiertas hasta las 13:00 horas, en forma extraordinaria, las bodegas de los programas alimentarios de los centros de salud de atención primaria, a fin de recibir los productos afectados y entregar los alimentos de recambio señalados en este comunicado, de acuerdo a la disponibilidad.

Quienes no pudieron asistir el día de hoy, pueden cambiar el producto desde el lunes 13 de agosto.

Considerando que la preparación y dilución en estos casos, depende del peso y de la edad corregida del niño o niña, solicitamos a padres, madres o cuidadores de prematuros, hacer las consultas al equipo del centro de atención de salud más cercano, o bien a su médico tratante.

En caso que alguna familia no pueda concurrir el día sábado se solicita llamar a Salud Responde 600 360 7777.

La Seremi de Salud de la Región de Tarapacá hace un llamado a la no distribución pública y privada y advierte a la población que lo hubiese adquirido con anterioridad que no lo consuma y lo regrese al punto de entrega o compra.