El running grupal está más de moda que nunca. Si correr siempre resulta saludable y satisfactorio, hacerlo en compañía puede hacer que disfrutes aún más con el ejercicio y mejores tus propias marcas. Los beneficios de correr en grupo ¡te sorprenderán!

Quemar grasas, tonificar tu musculatura, liberar estrés… Son solo algunas de las cosas buenas que sabes que te aporta el running y que puedes obtener corriendo a tu aire, pero no cabe duda que correr con otras personas, que comparten tu misma afición, supone un extra de motivación.

Cada vez son más los que se apunta a un grupo para correr y si ésta es tu idea, recuerda que lo ideal es incorporarte a uno formado por corredores de un nivel similar al tuyo para poder, así, obtener todos los beneficios de correr en grupo. Si además, contáis con un monitor o con un corredor experto que pueda orientar al conjunto sobre la manera de sacar más partido al entrenamiento conjunto, perfecto.

¿Qué ventajas tiene el running grupal?
Hacer ejercicio y además desarrollar una gratificante actividad social es una de las ventajas principales de correr con otras personas, que puede que ya conozcas o quizá no pero acaben convirtiéndose en nuevos amigos. El deporte intenso no está reñido con las relaciones sociales. Compartir anécdotas sobre vuestras experiencias al correr, comentar novedades en cuanto a equipos y material, o poner en común dudas sobre cualquier aspecto del running (zancada, respiración, la mejor dieta…) es algo que seguramente solo podrás hacer corriendo en grupo.

Además, si dudas entre entrenar solo o acompañado, otros beneficios, tanto físicos como psíquicos, de correr en grupo son:

Ánimos mutuos para continuar mejorando
En esos momentos en los que las ganas de tirar la toalla asoman, empezar a correr en un grupo que “suda la camiseta” contigo, es siempre el mejor de los refuerzos. También serás tú el que anime, en un momento dado, a algún compañero que flaquee, algo que, seguro, hará que te sientas muy bien.

Mayor rendimiento
Son muchos los entrenadores que afirman que corriendo con otras personas, el rendimiento aumenta, porque el afán de igualar, y si es posible superar, el nivel del grupo supone un importante incentivo extra. Podríamos decir que esos “piques” entre corredores resultan de lo más saludable y hacen incrementar el nivel de auto exigencia en cada uno de los miembros del grupo.

Constancia
Uno de los beneficios de correr acompañado es que te costará más encontrar una excusa para faltar a tu cita con el grupo. El running requiere constancia y, si has quedado con tu grupo para salir a correr una vez en semana, aunque te dé algo de pereza, la vencerás pensando en tu compromiso con tus compañeros. En definitiva, el grupo es un aliciente más para ponerte en marcha.

Seguridad
Para algunas personas, es la principal ventaja del running grupal. El hecho de no sentirse corredores solitarios, que pueden en un momento dado sentirse mal físicamente o sufrir cualquier percance o lesión, les da tranquilidad y hace que corran más a gusto y más centrados en el deporte.

Pruebas y retos compartidos
Uno de los atractivos de formar parte de un grupo de running consolidado a la hora de correr, es poder hacer distintas pruebas para competir entre vosotros. Es divertido, supone un entrenamiento ideal de alta intensidad para mejorar tu técnica de running y, además, es un excelente método para comprobar cómo avanza el nivel del grupo y también el tuyo propio. Las carreras entre los miembros del grupo siempre son una motivación extra y una manera de prepararos para futuras competiciones en las que podáis llegar a participar.

Correr en grupo no es incompatible con la opción de entrenar por tu cuenta. Muchos corredores realizan este tipo de entrenamiento en grupo una o dos veces por semana, alternándolo con los días que dedican a ejercitarse por su cuenta. Si te animas a probar, verás que correr en grupo resulta de lo más beneficioso.