El CrossFit no deja de ganar adeptos. Es una modalidad de entrenamiento muy intensa y efectiva, de ahí su éxito; pero si no tienes tiempo para ir cada día al gimnasio o los horarios que ofrece no se adaptan a los tuyos no te preocupes: puedes montar tu propio gimnasio de entrenamiento CrossFit en el jardín de tu hogar. Si tú también eres de los que se preguntan qué se necesita para practicar esta disciplina en casa, presta mucha atención porque a continuación descubrirás cómo montarte un gimnasio de CrossFit en tu jardín.

Equipamiento básico para un centro de CrossFit casero
Seguro que lo primero que te ha venido a la cabeza para equipar tu gimnasio es una barra olímpica y unas pesas. Sin embargo el kit de halterofilia supone una importante inversión, y también está el hecho de que el CrossFit trabaja con pesos funcionales, más adaptados al esfuerzo que podrías realizar en acciones cotidianas al margen de un gimnasio -como subir escaleras con una pesada mochila a cuestas o trasladar un bidón de agua-. Por eso lo mejor es que te hagas con los siguientes elementos:

Sand bag o bolsa de arena, que sin ser el sustituto perfecto es lo más parecido y nos permitirá hacer todo tipo de sentadillas, cargada, press militar, push jerk… Prácticamente lo mismo que puedes hacer con una barra olímpica, pero a un precio más reducido. Y ocupará mucho menos espacio.
Otro de los imprescindibles son las ruedas de tractor o de camión, con las que podemos hacer todo tipo de levantamientos. No te costará nada conseguir los neumáticos de vehículos ideales para CrossFit, que también nos sirven para hacer saltos, flexiones, fondos de brazos, etc. El espacio que te brinda tu jardín es algo que debes aprovechar para ejercicios como estos.
Dos elementos que mucha gente tiene en casa son la barra de dominadas y la comba. Con la primera podemos hacer todo tipo de levantamientos con nuestro propio peso, y con la comba tenemos infinidad de ejercicios, incluidos los saltos dobles o triples, a la pata coja, en cuclillas… para sudar como nunca lo hemos hecho.
Tampoco puede fallar un balón medicinal, que como la comba o la bolsa de arena prácticamente no ocupa espacio y te será fácil guardarlo. Elige bien el peso, pues con él podrás hacer ejercicios como Wall Balls, cargadas, fondos de pecho, sentadillas o incluso correr con el balón.
Algunos de estos ejercicios también pueden hacerse con una kettlebell o pesa rusa, tu mejor amiga a la hora de hacer todo tipo de ejercicios para perder peso y tonificar tu cuerpo, desde balanceos a cargadas, arrancadas o sentadillas, incluso por encima de la cabeza.
Equipamiento secundario para un CrossFit doméstico
Con el material que acabamos de ver ya tenemos el kit básico para entrenar CrossFit en casa. Pero si todavía quieres llevar más lejos tu gimnasio doméstico -y tienes espacio-, el siguiente aparato en entrar por la puerta de casa deberían ser unas anillas para CrossFit, que son tan divertidas como útiles. Dominadas, Ring Dips para pecho y tríceps, Ring Rows para la espalda, flexiones y, cuando tengas cierto nivel, los muscle ups harán que la inversión valga la pena. Puedes instalar tus anillas en el techo del porche de tu jardín, por ejemplo.

Llegados a este punto ya tenemos el gimnasio para CrossFit completo en casa. Si quieres añadir un extra, por un precio muy económico podrás encontrar un chaleco lastrado con el que añadir un plus de dificultad a los ejercicios que hagas con las propias anillas o con la barra de dominadas, pues estarás sumando a tu propio peso corporal el del chaleco, normalmente repleto de piezas de plomo o arena de diferentes cargas. También lo puedes utilizar para ejercicios como las sentadillas con el Sand Bag, el balón medicinal o el kettlebel. Es barato y muy versátil.

Sobra decir que cuanto mejor equipado esté tu gimnasio casero más ejercicios podrás hacer, pero también es cierto que exige una inversión importante. Lo ideal sería empezar a equipar tu gimnasio poco a poco, con material para diversos ejercicios como el balón medicinal, las ruedas o el Sand Bag que nos permiten diversificar el entrenamiento.

Poco a poco iremos añadiendo más elementos para poder completar rutinas similares a las que haríamos si entrenásemos en un box.