Si bien las vacaciones son esperadas por muchos y tienen como objetivo descansar el cuerpo y la mente de las responsabilidades laborales, el regreso a la rutina para algunos generalmente viene acompañado de algún grado de nostalgia. Para un grupo más reducido, el retorno al trabajo provoca un mayor nivel de rechazo conocido como “estrés postvacacional”.

Según explica Mauricio Meléndez, sicólogo de Clínica Tabancura, el estrés postvacacional es un conjunto de síntomas que genera “una incomodidad y grado de insatisfacción que aparece tras la reincorporación al mundo laboral después de un periodo de descanso, en donde la vuelta al trabajo se vuelve desagradable”.

Según el especialista, este malestar surge por dos factores: el fisiológico y el laboral. El primero se produce ya que al organismo le cuesta de 1 a 2 semanas volver a adaptarse al ritmo de la vida cotidiana, los horarios, el ajetreo del día a día, la congestión vehicular, entre otros; elementos que estresan física y mentalmente a las personas.